miércoles, 12 de junio de 2013

AZ de la maternidad. Con F de Fantasia.




- Fantasia no tiene límites...

- Eso no es cierto, ¡mientes!

- Niño tonto, no sabes nada de la historia de Fantasia. Es el mundo de las fantasías humanas. Cada parte, cada criatura, pertenecen al mundo de los sueños y esperanzas de la humanidad. Por consiguiente, no existen límites para Fantasia...

- ¿Y por qué está muriendo entonces...?

-Porque los humanos están perdiendo sus esperanzas y olvidando a sus sueños. Así es como la Nada se vuelve más fuerte. 

- ¿Qué es la Nada?

-Es el vacío que queda, la desolación que destruye este mundo y mi encomienda es ayudar a la Nada.

- ¿Por qué?

-Porque el humano sin esperanzas es fácil de controlar y aquél que tenga el control, tendrá el Poder.

Michael Ende. La historia interminable.

Cuando crecemos y dejamos atrás la infancia solemos ir perdiendo la capacidad de imaginar. Es fácil que a determinada edad dejemos de dibujar. Es casi seguro que nos olvidemos de jugar con muñecas o muñecos. Es normal que ya no vayamos por la calle parándonos a ver las mariposas y las hormigas o cualquier palo de madera o papel de colores de dudosa procedencia.

Es triste olvidarnos de la tendencia a fantasear. Es terrible perderla para siempre, metidos en la vorágine de esa Nada de la que nos habla el fabuloso libro de Michael Ende. Desde aquí propongo que sea de lectura obligada en todas las casas y en todas las escuelas.

Pero luego vas y te conviertes en madre. 

Y entonces sales de la Nada para entrar en Fantasia de nuevo.

Y vuelves a tirarte al suelo para jugar con muñecas, vuelves a hacer castillos de arena, vuelves a disfrazarte de pirata, vuelves a leer cuentos infantiles, vuelves a querer subir a los columpios, vuelves a convertir los objetos más peregrinos en los más preciados tesoros.

Vuelves a ser niño.






47 comentarios:

  1. Me encanta La historia interminable. Atreyu, Bastian... Me han entrado ganas de volver a leerlo.
    Los adultos nos hemos acostumbrado a las cosas, y no las apreciamos como cuando éramos niños. Para los niños todo es nuevo, y eso se contagia.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué fea es la palabra "acostumbrarse", ¿verdad? y bienvenido sea ese contagio.

      Muchas gracias por comentar

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. que bonito, me encanta. Este es un libro que en su momento no me enganchó... quizás mi mente estaba dispersa... lo buscaré de nuevo. :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces empezamos a leer determinado libro en un momento inadecuado, ¡dale otra oportunidad! ;-)

      Un beso

      Eliminar
  3. Me encanta la peli de La historia interminable, mis hijos la han visto varias veces, y se quedan alucinados con ella ...
    La fantasia que los niños tienen nos hace volver a nuestra infancia , sin duda.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dales el libro cuando sean un poco mayores. Mi hija de nueve años acaba de leerlo y ha alucinado en colores.

      Un beso y gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Pues este veranito se lo cojo a la mia tambien tiene 9 años, asi que creo que la gustara.

      Un beso!

      Eliminar
  4. Ay Bego!!! Que libro más maravilloso... tu entrada me lo trajo a la memoria y siempre me pregunto lo mismo... ¿Por qué dejamos de fantasear a determinada edad? ¿Por qué la sociedad te enseña a comportarte y a volverte serio en público? La fantasía es como la utopía, son los motores de nuestros sueños y anhelos más profundos. Es el juego, el disfrute sin restricciones.
    Que suerte que con la maternidad (paternidad) volvemos a fantasear y nos volvemos niñ@s otra vez... Esta entrada va de la mano con la de Vero.

    Un besote hermosa... no me canso de leerte y siempre me quedo con ganas de más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, he leído a Vero y otra vez nuestras entradas están conectadas, qué curioso...

      Eso mismo me pregunto yo, si todos fueramos un poco niños, el mundo giraría de otra manera.

      Qué pena que crezcan, ays.

      Me sacas los colores ;-) Muchas gracias

      Un besazo

      Eliminar
  5. Esa fue la primera película que me marcó de crío Bego. Me encantaba Atreyu (si se escribe así) y Fuyu... qué verdades dices jomía!

    A mi me gusta decir que con little Ana he redescubierto la infancia a través de sus ojos y casi puedo volver a sentir muchas de las sensaciones de entonces!

    Chau Bego, see you!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué chulo es redescubrir a ese niño o niña que escondemos muy dentro cuando nos hacemos mayores.

      En unos años, ponle la peli a Little Ana y ya verás...

      Muchas gracias por venir!

      Eliminar
  6. Me has hecho recordar totalmente la peli! Ya ni me acordaba, son aquellas pelis que te quedan grabadas y las conservas.
    A mi esto de ser padre me ha hecho sacar mi lado más simpático y más juguetón y me encanta.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A recuperarlas! Nosotros ahora estamos viendo esas pelis antiguas que nos encantaron de niños y a mis hijas les encantan, ya verás cuando te toque ;-)

      A mí me ha pasado lo mismo, tengo un lado divertido que desconocía, jejeje.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Fantasía, una palabra preciosa, vetada para los adultos (salvo que se aplique a algo XXX) y cada vez más a los niños, empeñados como estamos en que tienen que madurar lo antes posible, crecer y volverse autónomos... ¡qué estupidez! Los niños deben vivir en su mundo de fantasía, y nosotros también con ellos! Magnífica entrada, ejemplo perfecto del "lo bueno, si breve, dos veces bueno". Un beso :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel, me cansan las entradas largas (que suelo hacer) así que me he propuesto convertirme en minimalista ;-)

      La fantasía es un buen mundo donde vivir.

      Un beso

      Eliminar
  8. Que bonitooooo!!! me encanta la Historia Interminable, así que tu post no podía encantarme más, solo con comenzar a leer. Me muero de risa como mi hija mira las hormigas y las dice ayóoo
    Y tengo que darte la razón...he vuelto a jugar con muñecas y me encanta!!! por cierto...amén a obligatorio leer la historia interminable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volver a jugar siempre es positivo en el sentido literal y en el figurado.

      A mí me encanta cómo los niños se hiptonizan con cualquier cosa, aunque en nuestro mundo de prisas, a veces nos ponemos nerviosos por tardar mil años en llegar a algún sitio.

      Muchas gracias

      Un beso

      Eliminar
  9. Totalmente cierto!! Esto lo decía yo en un Post ya hace algunos meses atrás. Cuando crecemos olvidamos muchas cosas y además las vemos como bichos raros cuando algún pequeño las hacen, total borrado de memoria. Pero cuando llega la maternidad a nuestras vidas algo en nosotros da un giro que volvemos a recordar aquella vida lejana a través de nuestros hijos porque nos involucramos en sus juegos, en su creatividad, en su forma de pensar y justamente tenemos que ponernos a su altura, no pretendamos que ellos se pongan a la de nosotros, como muchos padres quieren hacer. Aquí hay que incluir a los padres también, porque muchos vuelven a nacer con sus hijos y también se tornan niños durante la etapa de crecimiento de sus pequeños... Totalmente una revolución de amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cierto que hablabas de ello. Es difícil no repetirse en los temas aunque siempre le vamos dando un toque personal cada uno de nosotros.

      Por supuesto, hablo de padres y madres y si me pones, abuelos y abuelos, tíos y tías, etc.

      ¡Muchas gracias por pasarte y comentar!

      Eliminar
  10. Muy bueno, a fantasear! Los niños lo necesitan como el comer para crecer sanos y felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, así es, como el comer.

      Muchas gracias por tu comentario

      Eliminar
  11. Una palabra fundamental en la infancia.
    Lasmías usan mucho la palabra y su significado. Me parto de la risa cuando las oigo jugar y dicen 'ay, es que yo no tengo un micrófono para cantar! pues hazte con un boli uno de fantasía!.
    A Ladecinco le leo La historia interminable por las noches. Va a ser interminable de verdad porque nos quedamos las dos fritas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis hijas dicen: "no pasa nada, usa tu imaginación".

      No me extraña que os quedéis fritas, es muy larga y por la noche uno está ya muy cansado.

      Enhorabuena por ser capaz, yo solo cuento cuentos cortitos ;-)

      Un beso y gracias por pasarte

      Eliminar
  12. A la cuarta va la vencida... Te resumo: que la Fantasía da vida a la maternidad tanto para padres como hijos... Imaginación, creatividad se multiplica como en ningún otro momento! Las mujeres y madres a puestos de dirección de empresas ya! :)
    Me encantó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo tu alegato sobre la mujer y los puestos de dirección ;-) Otro gallo cantaría.

      Tú sabes mucho de imaginación y creatividad. Muchas gracias por compartir tanto. Y por perserverar en dejar este comentario, jejeje.

      Un beso!

      Eliminar
  13. Claro que volvemos a ser niños y es maravilloso, me encantó!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una muy buena oportunidad de volver a "crecer".

      Gracias por seguirme Yuria

      Un beso

      Eliminar
  14. Me has tocado la fibra, Bego. Yo siempre he sido muy de la Nada, de la puñetera realidad y del mundo de los adultos. Creía que ahí me desenvolvía mejor. Y Alicia ha traído a mi vida de nuevo la Fantasía, el color, los sueños y la felicidad. La Historia Interminable fue la primera peli que vi en el cine y tú hoy me ´la has regalado un poquito. Gracias y mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti. Qué bien que hayas podido salir de la Nada gracias a tu hija.

      Un beso

      Eliminar
  15. Precioso. La historia Interminable fue uno de los libros que más me gustó de adolescente. Y tienes tanta razón!!!

    Lo que durante unos años creemos olvidado no es así. Lo tenemos guardado en el disco duro, y emerge en cuanto somos madres.

    Genial entrada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mª José,

      Yo leí el libro a los 18 años y me dio pena no haberlo leído antes.

      Un beso!

      Eliminar
  16. La inocencia y fantasía e imaginación de los niños es algo que me fascina.... creo que son afortunados... hemos sido afortunados cuando éramos niños.... y ahora volvemos a serlo por poder volver a fantasear con nuestro hijos!!

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ojalá todos los niños pudieran dedicarse más a esa fantasía y no tuvieran que vivir como adultos.

      Nosotros somos muy afortunados. Otros niños de otros lugares del planeta no tanto, tristemente.

      Un beso

      Eliminar
  17. ¡Esta es mi peli favorita de la infancia! Me encantó el post, no sólo por eso, claro, pero me encantó :) Yo empiezo a disfrutar ahora de estas cosas con mi Muñe. El otro día nos matamos de risa jugando con una caja vacía que "convertimos" en escondite, en auto y otras cosas más :)

    ¡Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cajas son uno de mis juguetes favoritos. Se puede hacer tanto con ellas...

      Muchas gracias por el comentario y un besazo

      (A ver si vuelves la semana que viene al diccionario)

      Eliminar
  18. Precioso post, Bego, y como dices muy "en la onda" otra vez de la primera parte del mío... ¿Qué nos está pasando?
    Los hijos nos hacen ese inmenso regalo, dejarnos resucitar nuestra infancia, nuestro lado payaso... ¡Es genial!
    Como siempre, un placer leerte y tenerte en mi círculo Ohana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, será el ohana, jejeje.

      Yo no sabía que tenía ese lado payaso hasta que nació mi primera hija, estaba muy bien escondido ;-)

      Para mí es un placer también tenerte en ese círculo y que me leas y leerte, of course.

      Un beso!

      Eliminar
  19. Me ha encantado tu entrada, vaya que este finde invrstigo donde está el lobro de la historia interminable y lo releeo.Yo como buena piscis con ascendente piscis soy muy fantasiosa, vamos qie ¡un día se me va a romper el cántaro como en el cuento de la.lechera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial que releas el libro, yo voy a hacerlo también.

      Mi hermano también es piscis y dice que se ha leído el libro 11 veces.

      Un beso y gracias por comentar!

      Eliminar
  20. qué gran verdad... volvemos a todas esas historias del ratoncito Pérez, los reyes magos y demás fantasías con la llegada de nuestros hijos... me ha encantado tu entrada... una introducción genial y unas palabras hermosas...feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz día para ti también, me alegro de que te haya gustado la entrada de esta seamana.

      Gracias por pasarte

      Eliminar
  21. Tú sabes que es el libro que más me he leído... Más de dos docenas de veces... La Nada es ese mundo adulto, como dices, en el que ese niño interior se pierde. Ser madre es volver a ser Bastian, intentando salvarlo de nuevo, buscándolo a lomos de ese dragón blanco que es la felicidad.

    Oiiiii, me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese oiiii es también de mi amiga, a la que te dije que te parecías ;-)

      Tú como mi hermano, que dice haberlo leído 11 veces. Yo ahora quiero leerlo por segunda vez.

      Qué bonita la frase que has puesto, me encanta. Muchas gracias guapa.

      Un beso!

      Eliminar
  22. Hola Bego! Has puesto la foto de una película que me gustó mucho! A mí me encanta tirarme al suelo a jugar y mirar desde allí el mundo. Literalmente, años que no lo hacía. Por eso no pude ser una madre fashion... y valió la pena :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Con ese texto de la Historia Interminable se me han puesto los pelillos de punta... y mira que sólo he visto la peli. Ahora, como dices con la regresión a la niñez que tenemos los papás, veo la oportunidad perfecta para leerlo, dentro de unos años, eso sí, que espero que Pekachu entienda algo. Otro que tengo pendiente es El Principito.

    Besotes

    ResponderEliminar
  24. Uf Bego, La historia interminable, que recuerdos, me leí ese libro un par de veces, y luego, Momo, claro, jejeje. La película me encantó y ya he enganchado al niño a ella. ¡¡Ahora sólo le falta leerse el libro, un vicio!!
    Y qué razón tienes, cuando eres madre, vuelves a entrar en el reino de la fantasía, te conviertes en Fuyu y subes a tus niños a la espalda y los llevas a volar por un mundo mágico.
    Gracias por la palabra y por los recuerdos.
    Besitos, bonita

    ResponderEliminar
  25. Me encanta esa parte de la historia interminable. Me gusta como lo has metido en nuestra maternidad. Y es que es cierto, que desde que nos hacemos adultos, parecemos olvidar la fantasía. Pero vuelve con los niños. Genial entrada.

    ResponderEliminar

Me encanta que leas mi blog y si encima vas y me dejas un pequeño comentario me haces la mar de feliz ¡Mil gracias!