viernes, 31 de mayo de 2013

10 fabulosas ventajas de no ir al 8J

Madresfera #fiesta8j

Desde que la madre de todas las esferas escribió en Twitter las palabras mágicas "encuentro bloguero 8J" vivo en un continuo run-run de infelicidad 2.0. ¿Mande? Sí, voy a ver si me explico.

Cuando vi las dos primeras palabras una chispa de emoción me encendió el cerebro. Cuando vi la fecha la chispa se apagó como cuando echas agua del grifo encima de la olla exprés.

Llevo años queriendo visitar Oporto. Hace poco estuve por trabajo y sólo vi el aeropuerto y un polígono industrial (son iguales que los de España sólo que los letreros están en portugués). Así que, cuando mi amiga Cris me comentó que planeaba un viaje a esta ciudad, me uní sin dudarlo, previa petición al Consejo Consultivo de la República (independiente de mi casa). ¿Y cuándo es la ansiada escapada? Adivina.

Ahora siento más que nunca la necesidad de clonarme para estar en dos sitios a la vez y entiendo a la perfección lo que sintió ese novio mío al que castigaron sin viaje de estudios por sacar malas notas.

Todos a tu alrededor hablan de un tema que te quema, hablan de fiestas, colegueo, cosas que llevar en la maleta, cosas que van a pasar o no. La emoción se respira en el ambiente. Hay mucho buen rollo y muchas ganas de pasarlo bien. Y tú, en un rincón, escuchas en silencio, intentando abstraerte del tema ("habla mucho que no te escucho") y simulando que a ti no te afecta porque en realidad estás por encima de todo eso y tú no eres, para nada, envidiosa.

Así que voy a sacar la (no) envidiosa que hay en mí para contaros las 10 fabulosas ventajas de no ir al 8J. Allá van:

1. No tienes que preocuparte por el modelo que vas a lucir. He percibido cierto estrés en el ambiente relacionado con esta importante cuestión. ¿Ir de negro? demasiado neutro. ¿Ir de blanco? demasiado arriesgado. ¿Vaqueros o vestido? ¿Tacones o plano? Todas quieren ir perfectas para evitar el desbloggeo de la Señora Desblogger. Más miedo que a un nublao.

Mientras tanto, yo iré en zapatillas y vaqueros, incluso con coleta, paseando mi palmito por la ría portuguesa. Puede que hasta lleve sombrero. Puede que hasta lleve una camiseta de hace muchos años.

2. No es necesario hacer una dieta exprés como si fueras a desfilar cual ángel de Victoria Secret (eso nunca por favor). Esta semana que viene podré seguir con mi onza de chocolate diaria y tan contenta.

3. No tienes que ir a la pelu a retocarte las mechas o poner en orden esos pelos rebeldes. El dinero y la de cosas que no me gusta escuchar que me voy a ahorrar.

4. No hace falta "atracar" el Juteco de turno (perfumería) para hacerse con el último tratamiento peeling o la BB Cream que te hará lucir como las actrices en la alfombra roja. Después de ver las fotos de algunas de las ponentes... hay mucha presión. Seguiré disfrutando de la belleza que me da el anonimato, gran amigo mío.

5. No decepcionaré a nadie con el choque entre mi yo real y mi yo virtual. Soy taaaaaaan maja en el ciberespacio. Tan bella y molona. No quiero que pase como en esas citas a ciegas en las que el susodicho se hace el longui y se marcha antes de entablar contacto. A mí no me ha pasado, que conste.

6. Nadie me decepcionará a mí. Puede ser un poco fuerte descubrir que Nieves de La Morada de Nieves es tímida y no dice una palabra en vivo y en directo, que Mónica de Desmadreando o 1madreinItaly no tienen gracia ninguna en persona o que Molinos se queda cortada en medio de la mesa redonda YO, blogger… El comienzo de la historia. Esta mesa tiene morbo, no me digas que no.

7. Podré beber vino sin miedo a ponerme piripi, porque no tendré cerca un ejército de madres locas dispuestas a sacarme los colores en Twitter al día siguiente o ese mismo día. Con pruebas gráficas y todo. Qué malo es el instagram para la dignidad de una.

8. El domingo podré dedicarlo a desconectar, cosa que será imposible para todas vosotras, las que vais al evento del año. Os vais a pasar todo el día en Twitter chachara que te chachara, mientras yo me despido de Oporto y duermo plácidamente en el avión.

9. No seré víctima de ningún despelleje post 8J en las redes sociales ni en whatsapp o correos electrónicos. Esta la pongo por rellenar porque sé que vosotras no sois así de malas y nunca haríais esto.

10. Pasearé por una bonita ciudad, conoceré otras culturas y probaré nuevos sabores. Disfrutaré de un fin de semana de soltera echando de menos a mis niñas y a marío.

Qué le vamos a hacer, no todo iba a ser bueno.

jueves, 30 de mayo de 2013

AZ de la maternidad, D... de Desenredando (el hilo rojo)

«Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper».

La frase procede de una leyenda china, con varias interpretaciones, que los padres adoptivos de niños chinos, niñas en su mayoría, hicieron suya como una metáfora para explicar la adopción a sus hijos.

Después llegamos los padres y madres de niños etíopes, colombianos, rusos, filipinos, malienses, peruanos, etc y la hicimos nuestra. Una imagen tan evocadora y sugerente no podía dejarse sólo a unos pocos. ¿Verdad?

El hilo simboliza el vínculo que hay entre ciertas personas incluso desde antes de conocerse. Algo así como el destino, aunque más fuerte, porque es un vínculo que puede tensarse mucho pero nunca jamás romperse. Algo que pasa sobre todo ente padres/madres e hijos/hijas. Cierto es. Por eso también se compara con el cordón umbilical. Sin embargo he de decir que, desde que supe de la existencia de ese hilo, más de una vez he sentido que estaba unida con él a varias personas de mi vida que no son mis hijas o mis padres o mi marido. Muchas conocidas por internet, bendito él.

En medio del largo proceso adoptivo se recurre mucho a la expresión desenredar el hilo rojo para referirse al camino que hay que recorrer hasta llegar a tu hijo o hija. Hay un blog que se llama Desenredando el hilo rojo y multitud de entradas de dedicadas al tema en infinidad de blogs.

Yo desenredé muchas cosas mientras acortaba mi particular hilo rojo:

- La idealización de la adopción. Es algo muy bonito sí, y a la vez lleno de bofetones de realidad que te hacen cuestionarte todo, incluso tu decisión de seguir adelante. Me siento afortunada de haber superado la peor parte y haber llegado airosa a la "meta" que en realidad es el punto de partida.

- El miedo a alzar mi voz. Mi voz se dejó sentir mucho, no sólo en mi blog y en los foros sobre el tema, a pesar de todo y de todas.

- El sentimiento de sentirme arropada y "arropadora" de muchas madres que también desenredaban su hilo rojo. De ello han quedado muy buenos momentos, muchas reflexiones, y alguna que otra amistad que perdura.

- La relación con personas muy importantes en mi vida. Para ellas fue muy difícil entender mi voz. A mí me dolió mucho esa falta de comprensión. Gracias a un esfuerzo común muy grande por entendernos, lo logramos. Y gracias a otras personas que estuvieron ahí para que esto ocurriera.

Y lo dejo ahí que me pongo tan dramática que me doy repelús :-) menuda semana de ponerme seria llevo.

Te dejo con una de las leyendas del hilo rojo. ¿Has sentido alguna que estás unido a alguien mediante un hilo rojo?

Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia. Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con una bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo : «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció, creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebé en brazos y la hizo caer, haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente, ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza. Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. Y en el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente… Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente.
Fuente: Wikipedia

 

 

 


miércoles, 29 de mayo de 2013

Soy una niña negra rodeada de gente blanca



Tengo cuatro años y soy negra, bueno marrón, lo que pasa es que a los mayores les gusta más decir que somos negros.

Cuando una es la única negra de su familia y vive en una ciudad donde casi todos son blancos, bueno vainilla, pasan cosas como éstas, algunas raras:

- La mayoría me ve como alguien diferente y extraña, a veces les doy miedo.

- Otros piensan que soy exótica y molo mucho y dicen que les encantan los niños negritos. Entonces, ¿Cuándo sea mayor no les voy a gustar?

- Creen que mi piel no se quema con el sol mientras mi madre me echa protección 50 porque dice que mi piel es muy delicada. Me puedo hacer mucha pupa si no.

- La gente me toca el pelo continuamente y no me gusta.

- Les dicen a mis padres que menudo pelo más bonito tengo, pero que debe ser muy difícil peinarlo y que no quieren estar en su piel (no sé a qué se refieren). Yo quiero ser rubia como mamá y que mi pelo se mueva como el de ella y el de mi hermana. Mi mamá me hace trenzas para que se me mueva y yo soy muy feliz cuando llevo trenzas.

- Me dicen mucho muchísimo que soy muy guapa. ¿Dirán lo mismo cuando sea la novia de uno de sus hijos blancos? Esto me lo dijo una vez mi madre y yo creo que sí, claro que lo van a decir, porque soy guapísima.

- En el cole me confunden porque dicen que el color carne es el color de la piel de mi hermana y de mis padres. Mi mamá dice que mi color también es carne. Yo creo que sólo la palma de mis manos es carne y mamá se enfada. Dice que no es por mí pero se enfada y yo creo que sí lo es. Además, ¿no son blancos? Que alguien me explique esto por favor.

- Algunos niños me miran feo y me gritan ¡negra!, con mal humor. Me gustaría que sus padres les regañaran por eso. No entiendo por qué me lo dicen así de esa manera. ¿Es malo ser negro? Si yo les digo ¡blancos! no se ponen tristes como yo.

- Otros niños me dicen que huelo mal. Yo le digo a mi mamá que me bañe más porque es verdad que huelo mal. Ella me echa una cosa en la cabeza todos los días para que los bichitos no se me peguen en el pelo y huele fatal. Dice que si me entran los bichos me tendrán que cortar el pelo y si me pasa eso lloraré mucho.

- Mi mamá se enfada también por esto. Ella dice que los negros olemos igual de bien o de mal que los blancos, dependiendo de lo mucho o poco que nos guste el agua y el jabón. A mí me encanta el agua y el jabón. Mi amiga del cole me dice que si me lavo mucho, a lo mejor me vuelvo blanca y eso me encantaría.

- La gente cree que voy a ser bailarina de mayor o corredora de maratones o modelo. De momento yo quiero ser princesa.

- En los dibujos no hay muchas niñas como yo. Casi todas las princesas y las muñecas son blancas. A mi madre no le gusta y por eso me compró a Tiana. Pero yo la rompí porque quería una jojerjai. Draculaura es mi favorita.

- La gente dice muchas cosas a mamá y papá sobre mí que a ellos no les gustan: "¿Es tu verdadera hija?" "¿Es tuya?" "Perdona que te haga esta pregunta ¿es adoptada, verdad?" "Qué suerte ha tenido". "Qué bien que haya venido de bebé, así no recordará nada". "¿Qué sabes de su historia?". Mi madre me contó que tuve otra madre que me tuvo en la tripa pero yo no quiero, yo estuve en la tripa de mi mamá de ahora, diga lo que diga ella. Me da rabia que diga eso y lloro y grito que no. Ella me intenta abrazar y me dice que me quiere mucho y entonces me tranquilizo un poco. 

¿Por qué todos hacen tantas preguntas? Sólo quiero que me dejen jugar. Como los demás niños, porfa plis.



martes, 28 de mayo de 2013

Nadia J Art: sacudida de color

She wrote a poem

Prometo que he buscado mujeres de otras procedencias y otras temáticas distintas a esta para no repetirme.

Sin embargo, la semana pasada llegué a la web de Muslima: Muslim Women’s Art & Voices y me conquistó.

Se trata de una "exposición virtual, en la línea del Museo Internacional de las Mujeres (IMOW), que presenta una innovadora colección de piezas de pensamiento y obras de arte de las mujeres musulmanas contemporáneas. Explora el trabajo de artistas, activistas y líderes de pensamiento de todo el mundo, que representan un amplio espectro de realidades e identidades musulmanas, abordando temas como el poder, el liderazgo, la apariencia, los mitos, las generaciones, la fe y la conexión".

Esta vez pongo el foco en Nadia Janjua, arquitecta y artista más conocida bajo el nombre de Nadia J Art. Su familia proviene de Cachemira y Pakistán, aunque ella nació y vive en Washington. Así que, aunque mulsulmana, no es saudí, lo cual la diferencia del post anterior.

Al igual que Manal Al Dowayan, ha explorado diferentes facetas del arte: fotografía, cerámica, diseño gráfico, grabado y pintura. Según dice en su web, Nadia se inspira en el reto de capturar el potencial, los matices y la nostalgia en su obra. A través de sus creaciones explora narrativas de su pasado, presente y futuro con la esperanza de no sólo procesar su propio viaje vital sino también con la intención de sacudir al espectador sobre sus narrativas personales.

She Found Herself
Me ha gustado mucho todo lo que hace, en especial me ha impactado su obra She wrote a poem que ilustra este post, la cual pertenece a su serie de cinco pinturas titulada She Comes With A Past: The Art of Healing, que trata sobre la dramática experiencia de sobrevivir a los abusos sexuales en la infancia. Ella trata de reflejar el trauma, la curación y la transformación a través de la abstracción y el color.

Me encantan los cuadros con palabras dentro, por eso estos me han llamado la atención. Además me gusta la mezcla de materiales y técnicas (collage y óleo) y la combinación de colores que utiliza. Me transmite esperanza al final del tunel del amargo tema que saca a la luz.

Esta es la frase que la propia Nadia escribe sobre la primera de las obras que comparto aquí:  

"Sometimes I crave a paintbrush in my hand more than words on my tongue, but the heart teaches the hand, and the hand teaches the tongue :: To be silenced, truly, is a death in itself. So I write out my poetry, through this ocean of paint … "  

A veces ansío tener un pincel en la mano más que palabras en mi boca, pero el corazón enseña la mano, y la mano enseña la lengua :: Ser silenciado, en verdad, es una muerte en sí misma. Así que escribo mi poesía, a través de este océano de la pintura ...

 

lunes, 27 de mayo de 2013

Munit and Jörg, música africana para empezar bien la semana

Mi intención de hoy era escribir algo sobre autómoviles, conductores y malos humos en la carretera.

Sin embargo, he cambiado de idea. Quiero empezar la semana con ritmo y alegría.

¿Conoces a Munit and Jörg?

Según sus propias palabras, Munit Mesfin, etíope de nacimiento aunque ha vivido en Estados Unidos muchos años y Jӧrg Pfeil (Alemania) han creado una "energética  mezcla de música soul acústica etíope con la voz y la guitarra, cantando, jugando y contando historias en amárico (idioma etíope), inglés y ninguna palabra en absoluto. Toman canciones viejas y les infunden nuevas energías, y crean nuevas canciones que reflejan las cosas que ven, sus recuerdos y su visión de un mundo mejor".


El caso es que este dúo ganó hace dos años el festival Ethiopía Vis a Vis en Addis Abeba junto a Ethiocolor lo que implicaba una serie de conciertos en nuestro país de la mano de Casa África

Munit & Jörg y Ethiocolor participaron en 2012 en festivales españoles como Etnosur en Jaén o Pirineos Sur. 

Te dejo con su música, que vale más que mil palabras. Feliz lunes.

domingo, 26 de mayo de 2013

Mi amiga Maya. Reto 150 palabras: ojo, miel, imán.


Dibujo de L. 
Mi amiga Maya tiene una habilidad especial para meterse en líos. Los atrae como si tuviera un imán pegado a las alas. Por alguna extraña razón, la gente cree que es una abeja obediente, responsable y buena. Cuando yo sé, verdaderamente, que es un bicho de cuidado. 

Sin ir más lejos, ayer hizo pellas en un descuido del profesor Flip, cuando iba a explicarnos cómo conseguir una miel más suave y rica con un nuevo sistema de polinización inventado en China.

Me dijo que hacía un día demasiado bueno como para quedarse encerrado en clase. Lo que ella no sabía es que Doña Tecla estaba ojo avizor y llamó inmediatamente a sus padres. Menuda le cayó. Se oía desde mi casa.

Artista a los nueve

Hoy me toca presumir de prole. Mi hija pequeña aún es muy chica para mostrar sus dotes artísticas. De momento la veo bailar y alucino con ella. Cualquier día, cuando sepa desdibujar las caras, subo un vídeo ;-)

Hasta entonces y mientras tanto, le toca el turno a la mayor, quien con sus nueve años lleva desde muy enana demostrando cierta vena de ilustradora que nos tiene maravillados. Creo que ha heredado un gen del padre. Ya os enseñé su poderío hace un tiempo.

Una pena que en este país la profesión de ilustrador esté tan mal considerada. Si no, se hacía de oro en el futuro. 

Pasen y vean











sábado, 25 de mayo de 2013

Premio a la mejor seguidora

La semana pasada dos de mis más queridas seguidoras, La morada de Nieves y Trimadre, me otorgaron casi a la vez el mismo premio. Muchas gracias chicas por pensar en mí.

Como siempre, el premio viene acompañado de preguntas para saber más sobre mi persona. El día que quieran hacer conmigo el experimento ése que hicieron hace poco sobre los adivinos, van a saber más de mí que yo misma, jejeje. Aquí te dejo el vídeo por si no lo has visto. Si no lo ves en tu pantalla, pincha aquí.


1. Edad: tengo treinta y todos, este año pasaré la barrera de treinteañera a cuarentañera estupenda ;-)

2. Horóscopo: Libra, siempre buscando el equilibrio y la serenidad.

3. ¿Dulce o salado? Me gusta comer en general y depende del momento prefiero dulce o salado. Generalmente, por las mañanas me gusta más lo salado, y el dulce para la noche, después de cenar.

4. ¿Hobby? No diría yo que tengo un hobby como tal. Me gusta hacer muchas cosas, entre ellas escribir, leer, ver exposiciones, pasear, hablar con mis hijas y dormir la siesta.

5. ¿Qué te inspiró hacer el blog? Mi primer blog lo comencé en 2007 cuando empecé mi proceso de adopción. Lo dejé cuando llegó la niña por falta de energías, tiempo e inspiración. Un blog muy famoso y polémico a la vez, cuyo nombre imaginarás, me despertó el gusanillo de nuevo y aquí estoy otra vez. Seis meses ya y espero que mucho más.

6.¿Eres una profesional del mundo del maquillaje o de la moda? No, para nada. El maquillaje me gusta lo justo y la moda sí que me gusta bastante aunque me estoy quitando (cansada de no tener aire en los armarios).

7.¿Tienes canal de youtube? Sí, aunque apenas lo actualizo o uso. Prefiero Spotify.

8.¿Tu canal favorito de Youtube ó blog de maquillaje y nail art? No sigo blogs de maquillaje y ¡mucho menos de uñas! Porque el blog de Star en rojo no es de maquillaje aunque trate el tema, es mucho más.

9.Tu perfume favorito: Por lo general no tengo "favoritos" en nada, excepto en los niños (mis hijas son obviamente mis niñas favoritas). Me canso pronto de los perfumes y voy cambiando. Siempre fresquitos por favor.

10.Un básico de maquillaje sin el que no podrías salir : Me siento como en una entrevista de esas que hacen a las modelos, jejeje. Pero sí mira, sin el colorete no salgo (casi) nunca a la calle.

Y ahora... Tachán tachán, reparto de premios. Tengo especial interés en premiar a mis seguidores masculinos porque tiene que ser divertido ver sus respuestas sobre maquillaje ;-) La pena es que Nieves y Verónica ya me han premiado y no las puedo volver a premiar. Además, premio a mis nuevas seguidoras recientemente descubiertas y a Madre Exilio, porque me visita a menudo, tiene un blog muy interesante y me cae fenomenal. Siento si ya lo tenéis, si es ya así, no hace que falta que lo volváis a recoger :)


Mis dos monstruitos
Felizmenteatado
Madre exilio
Muriel y yo
En paro biológico
La vida con David
Feliz en brazos
La jungla de tus hijos

viernes, 24 de mayo de 2013

Mañana es el Día de África



















Manto de luz tostada cubriendo la tierra

Colinas rojas y verdes desperezando abril

Los tambores suenan a lo lejos, las voces te anuncian, ya estás cerca

No sabía que había más de un sol sobre Addis

Desfile de colores y trenzas, de algodones y tul

Los rincones huelen a especias, café, sonrisas y sed

Los balones están en cada esquina buscando a los niños

La belleza está en todas las mujeres

Si respiras profundo sientes África en las venas

(Este poema fue publicado en mayo de 2009 en El arte es libre, mi blog a medias con Cristina Mur, autora de los dibujos. Mañana, 25 de mayo, es el Día de África. Abay organiza en Valencia una serie de actividades desde hoy hasta el domingo relacionadas con Etiopía y en Colmenar Viejo participa en las Jornadas de Cooperación y Voluntariado 2013)

jueves, 23 de mayo de 2013

AZ de la maternidad, con C... de Celos

Foto de
Recuerdo la imagen de mi hermano el mediano paseándose con su bici delante de mí mientras yo le miraba con rabia porque no me la dejaba. Yo no tuve bici. Mi padre era muy antiguo entonces y las mujeres no podían tener bicis. No pienso dejar por escrito el motivo que él alegaba para ello. Lo dejo a tu imaginación.

También recuerdo que a él mi madre le compraba bollicaos para el recreo y a mí no. Nunca supe el motivo de esto. Sólo sabía que me daba mucho coraje. Y que mi madre me echó una de sus broncas por quejarme.

Mis padres solían responsabilizarme a mí, por ser la mayor, de todas las trifulcas que teníamos. Y eso sí que sacaba mi lado más irrasciable. Más de dos veces, todo acababa en portazo y encerrona a llorar en mi cuarto.

Así que sí, podíamos decir que tenía celos de mi hermano. Celos por tener cosas que yo no tenía. Celos por ser más pequeño que yo. Celos por quitarme la atención de mis padres.

Cuando tuve a mi segunda hija me preocupaba mucho este tema. Los madres y padres de hoy día nos inquietamos mucho más por cada aspecto de la vida de nuestros hijos. Nos gusta aprender y saber cómo es la mejor forma de conseguir que nuestros vástagos sean felices y buena gente. No es que los de antes no lo desearan, pero ni había tanta información, ni formación, y los niños estaban en un segundísimo plano. "Los niños hablan cuando hacen pis las gallinas", decía el abuelo de marío.

Antes nadie te traía un regalo cuando venía a visitar a tu hermanito recién nacido, por ejemplo. Casi ni te hacían caso. Que ya había bastante con tener que lavar los pañales de tela. Ahora tenemos libros, artículos, blogs sobre este tema de los celos y multitud de estrategias para mitigarlos o intentar evitarlos.

He llegado a la conclusión de que no sirven para nada. Los regalos, las caricias, los piropos, los cuentos, los tiempos en exclusiva, el hacerles partícipes del cuidado del hermano. Nada sirve para evitar ese sentimiento de "sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra" (acepción de la RAE)".

Al principio los celos eran de la mayor, después eran de la pequeña y ahora son de ambas. Ellas saben que esos sentimientos no les llevan a nada bueno, como lo sabía yo cuando tenía 9 años. Sin embargo, no los pueden evitar, por mucho que las piropee a la vez, les intente dedicar el mismo tiempo por separado, les lleve sandwiches de nocilla al cole y les compre ropa igual de molona y en la misma proporción (a pesar de que ambas tienen ropa heredada). Esto es "asín". Ya lo he aceptado.



martes, 21 de mayo de 2013

Manal Al Dowayan: el arte como grito



El arte como voz de las saudíes, de la periodista Catherine Milner, me sorprendió ayer mientras ojeaba el Yo Dona, de El Mundo, del sábado pasado. Habla de cómo las mujeres de Arabia Saudí encuentran en el arte la libertad que no tienen en su vida diaria. El arte como voz. Esa voz silenciada por la opresión de un régimen que no permite a las mujeres ni conducir. Como ya dejé ver en mi post del Día de la Mujer, además de que soy feminista (lo cual no significa que sea fundamentalista de lo femenino ni ninguna de esas estupideces que se asocian al feminismo), es que queda mucho por reinvindicar en cuanto a derechos de la mujer se refiere. Que exista un día que nos lo recuerde está bien. Que existan publicaciones que nos lo recuerden cada semana está aún mejor.

El reportaje es una traducción del original publicado en The Telegraph en septiembre del año pasado. Cuando veo estas cosas pienso en la cantidad de información que me pierdo por no leer prensa en inglés. Esto tengo que solucionarlo, me lo haré mirar.

Entre todas las artistas que aparecen en la revista, hoy quiero hablar de Manal Al Dowayan. Todas merecen la pena. Si traigo ésta aquí es porque me llamó más la atención que las demás. ¿Será porque compartimos edad? ¿Será porque es humilde, es decir, que no va de nada a pesar de la calidad de su trabajo? ¿Será por su arte inspirador? No lo sé. Espero que te guste conocerla como me ha gustado a mí.

Manal Al Dowayan tiene 39 años. Se educó en diferentes instituciones de arte en su país natal, Arabia Saudí, y en Dubai, Barhein y Londres. Fue artista residente en la Fundación Delfina de Londres y asistió al programa Clore Leadership. También fue artista residente en la Cuadro Fine Arte Gallery de Dubai y fue becada por la Galería Townhouse de Egipto. Forma parte del programa del British Council para líderes culturales internacionales. 

Ella ha participado en numerosas exposiciones colectivas incluidas las Bienales de Venecia y Berlín. Como dicen en el reportaje, puede que no sea una celebridad en Occidente pero sí lo es en su país y empieza a serlo fuera sobre todo ahora que recientemente el Museo Victoria & Albert y el British Museum han comprado obra suya.

La obra de Manal Al Dowayan está principalmente compuesta de fotografías e instalaciones, con títulos tan sugerentes como I AM (Yo soy...) o Looking beyond the veil (mirando más allá del velo).



 
For Them (Looking beyond the veil)
En la primera de ellas Manal reflexiona acerca de la dicotomía mujer y trabajo (sólo el 10% de las mujeres saudíes trabajan debido a las restricciones legales al respecto) y sobre qué clase de trabajos son apropiados para la mujer. Se plantea si esta idea de que existan trabajos "de mujeres" es una limitación más de su condición de mujer en Arabia Saudí: "¿es mi naturaleza como mujer otra limitación en mi potencial que tengo que superar o aceptar?", se pregunta.
   
Desde una doctora a una madre (su inclusión me parece muy acertada aquí, una mujer puede ser profesional y madre a la vez), pasando por una funcionaria de la ONU, una escritora, una ingeniera... a mí me ha parecido un proyecto precioso por el concepto. A lo que hay que sumar la belleza de las fotografías, la cual me parece incuestionable.

En la segunda, Manal pone el foco en la vida de las mujeres saudíes más allá de las limitaciones del velo. Tradición e identidad no tienen por qué ser cosas contrapuestas e irreconciliables y las tradiciones no deben ser utilizadas como una herramienta de opresión y control para las mujeres. De nuevo, concepto y belleza estética van de la mano.

Si su fotografía es alucinante, sus instalaciones son igual o más grandiosas. A mí personalmente me gustan más. Una de las más famosas es Suspended together, Suspendidas Juntas, una bandada de palomas hechas de las fichas de papel que las mujeres saudíes necesitan que sus maridos o tutores les firmen para viajar o someterse a ciertas operaciones. Pura poesía.

Suspended Together
Y como colofón, me gustaría enseñar otra instalación suya que me parece muy valiente y de nuevo lírica. Se trata de My name, un grito contra la tendencia existente en Arabia Saudía que prohíbe a los hombres utilizar el nombre de una mujer en público. Algo realmente alucinante para nuestro punto de vista occidental. No sólo las despojan de su identidad física, es que ya ni siquiera tienen un nombre.

Para su realización, Al Dowayan convocó talleres en escuelas y aldeas en los que las mujeres pintaron sus nombres en esferas de madera que cuelgan del techo como enormes rosarios. "En este país se dijo a las mujeres que no hablaran en voz alta, después que tenían que usar un velo sobre su rostro, y ahora incluso les quieren borrar el nombre" comentó la artista en la entrevista. 


Esmi-My Name

Dice Al Dowayan que en su primera exposición no se permitía a las mujeres permanecer en la sala junto a los hombre. Triste realidad.

No obstante, en el artículo hablan de ciertos gestos de apertura que está demostrando el Gobierno saudí en los últimos tiempos. Uno de ellos fue el permitir la participación de la mujer en las pasadas Olimpiadas de Londres. O el lanzamiento de la primera campaña contra la violencia de género. O la autorización a seis mujeres para ser cajeras de un centro comercial por primera vez. Siempre y cuando no se relacionen con hombres.

Some things can't be covered 








































































Te invito a conocer más de esta ARTISTA Y MUJER en su web. Y a descubrir al resto de artistas saudíes del artículo y a otras que no aparecen en los focos.

¡Enjoy!







Quiero

Quiero hablar y ser escuchada sin necesidad de gritar
Quiero decir lo que siento sin que des la vuelta a mis palabras
Quiero pensar como pienso y no como crees que pienso

Quiero...

Ser de un color sin que los del otro me den la espalda
Rezar a mi Dios o no rezar en absoluto
Moverme o quedarme quieta
Maquillarme o lavarme la cara
Tener arrugas o inyectarme bótox
Amamantar o no hacerlo
Ser delgada o entrada en carnes
Educar a mis hijas a mi manera
Gustarme o no el chocolate
Trabajar hasta las tres o hasta las siete de la tarde
Llevar faldas de volantes

¿Quién eres tú para juzgarme?
¿Quién soy yo para juzgarte?

Si tú quisieras..

lunes, 20 de mayo de 2013

Os presento a Abay

Niños del Aula Canguro de Abay en Walmara

Muchas veces me han preguntado que por qué decidimos adoptar precisamente en Etiopía. Yo intento razonarlo y ofrecer respuestas coherentes y llenas de sentido común. Sólo que la verdad es que, más que la razón, fue el corazón lo que nos llevó hasta esta maravillosa tierra.

África es un continente que siempre me ha fascinado. Navegando en el mar de información relacionada con la adopción, nos topamos con Etiopía y fue un amor a primera vista. Su belleza y su historia, las sonrisas de sus gentes, ese orgullo de ser el único país del continente africano no conquistado jamás... Y un no sé qué y un qué sé yo que nos fue acercando cada día un poco más hacia la antigua Abisinia.

Y claro, una vez que se nos había metido Etiopía en el cuerpo, no podíamos dejar de ver esa parte triste y desoladora de las circunstancias de pobreza en la que vive gran parte de la población autóctona. Como he dicho varias veces, no adoptamos a L.E. por razones solidarias pero, una vez que nos topamos con la realidad etíope, no podíamos quedarnos indiferentes. Necesitábamos hacer algo, movernos, poner nuestro grano de arena. En parte era una forma de agradecer a este gran país que nos hubiera permitido el honor de ser los padres de nuestra hija. Una vez alguien me dijo que quienes colaboramos en ONGs para el desarrollo sólo  queremos lavar nuestras conciencias de personas del primer mundo consumista. Es posible. Sin embargo, si esta colada de conciencias sirve para conseguir que uno sólo niño vaya a la escuela y coma todos los días, a mí me merece mucho la pena.

Por todo ello nos unimos a Abay en 2008. Una pequeña ONG creada por padres y madres adoptantes de niños etíopes, a la que se sumaron más tarde otras personas simpatizantes con la causa y ajenos a la adopción, con el objetivo de poner nuestros granitos de arena para conseguir mejorar las condiciones de vida de los etíopes.

Empezamos cuatro gatos y hoy, cinco años después, somos una pequeña gran familia que ha logrado cosas enormes. Fundamentalmente gracias al empuje y la energía del trabajo de decenas de voluntarios que curran por amor al arte y, en especial de uno de ellos, Paco, el presi, una de las mejores personas que he conocido, con una gran fuerza, una personalidad arrolladora y una energía digna de los más grandes personajes de la historia. Si, no me seas modesto, es la puritica verdad. A esto he de añadir que su mujer, la gran Charo, tiene mucho que ver en esto. Sin ella Abay no sería tanto Abay.

Ayer lanzamos nueva campaña de comunicación que empieza con un vídeo muy chulo sobre quienes somos y qué hacemos y que se irá desarrollando en los próximos días con una serie de mensajes que reflejan muy bien la esencia de Abay. Digo somos cuando a veces debería decir son pues mi colaboración es bien modesta comparada con la de mis compañeros. Por ejemplo, este verano siete personas viajan a Etiopía a continuar con el proyecto de Aula Canguro el cual permitirá que 60 niños entre 3 y 5 años asistencia educativa gratuita y de calidad mientras sus padres trabajan, asegurando además su nutrición mediante un desayuno y una comida diarios en el centro. Es un proyecto precioso.

Dejó aquí el vídeo para que le eches un vistazo y te invito a conocernos a través de la web , la página de Facebook y la cuenta de Twitter.

Si el vídeo no se muestra en tu pantalla puedes verlo en el blog de Abay.


domingo, 19 de mayo de 2013

Los pájaros que eran aviones (Reto 150 palabras: Nido, colegio, extraño)


Cada primavera una pareja de pájaros construye su nido en la ventana del cuarto de papá y mamá. A ella le parece muy extraño que mi padre diga que no son gorriones, sino aviones comunes. En cambio yo creo que es un nombre muy chulo para un pájaro. Es como llamar barco a un pez. Si algún día descubro una nueva especie de peces la llamaré así.

En el colegio no se creen que tengamos pájaros viviendo en casa ni que de vez en cuando les dejamos entrar y jugamos con ellos. Y tienen razón porque esto último no es verdad. Me lo invento porque me gustaría mucho que lo fuera. Además, es la única forma de que los niños me hagan caso y dejen de fijarse en mis gafas y mis brackets. Menos mal que se creen algunas mentiras y a veces me dejan jugar con ellos al fútbol.


viernes, 17 de mayo de 2013

Receta murcianica de viernes: Frito de berenjenas


Lo prometido es deuda. El otro día comentaba que iba a hacer posts de recetas murcianas y qué mejor que inaugurar el tema con este delicioso plato, uno de mis favoritos. Todo verdura. Eso sí, no apto para dietas hipocalóricas pues se necesita una gran cantidad de aceite de oliva para su elaboración. Y lleva patata.

Ingredientes (4 personas): 

Dos berenjenas (a mí me gustan más las rayadas)
Pimientos de bola, típicos de Murcia. Sin miedo, unos ocho está bien.
Tomate triturado (natural o de lata)
Dos o tres patatas (esto es licencia de mi madre, está mucho más rico aunque aumenta las calorías)
Aceite de oliva
Sal
Pizca de azúcar

Preparación:

1. Se lava bien toda la verdura.
2. Se trocea todo en rodajas. Si el tomate en natural, lo rallamos.
3. Se fríen las berenjenas (si tienes freidora mejor). Si le pones un poco de harina antes chupará menos aceite.
4. En una sartén aparte fríes la patata mientras tanto.
5. Lo último, freir los pimientos.
6. Se junta todo en la sarten una vez frito y se echa el tomate con la sal y la pizca de azúcar.
7. Se deja un ratito hasta que el tomate esté hecho (de líquido a consistente). Si el tomate es de bote, se tiene al fuego un poco menos de tiempo.

¡Y a disfrutar!. Está muy rico, de verdad.

Todo se pringa mucho y se tarda, aviso. Eso sí, merece la pena el resultado.

¡Buen fin de semana!




jueves, 16 de mayo de 2013

AZ de la maternidad... Con B de Berenjenal


Me encantan las berenjenas. Un día leí que tenían nicotina y entonces entendí uno de los motivos por los que me gustaban tanto. Soy ex-fumadora, no te digo más.

Además de las berenjenas, me gustan los berenjenales, también conocidos como follones, o retos si nos ponemos finos. A mí me gusta más la primera palabra porque suena más de pueblo y una nunca olvida sus raíces. Aparte de que me viene bien para el carnaval de Trimadre, que es el motivo que inspira este post. El caso es que mi gusto berenjenil lo fui descubriendo y acrecentando con la maternidad y ahora te cuento por qué.

Me casé un mes de julio y en lugar de disfrutar de la estupenda vida de honeymooners unos añitos, después del verano me empezó a entrar el instinto maternal que nunca había tenido y la necesidad imperiosa traer al mundo un bebé, si podía ser para Reyes mejor. Soy así de impaciente. Mi decepción mensual iba in crescendo a medida que se acercaba el invierno. Finalmente el test dijo que sí a los cuatro meses de que despertara en mí la madre que llevaba dentro, y que andaba muy escondida la jodía. Este fue el inicio de mi primer BERENJENAL. En menudo lío me metía. Un lío maravilloso y divino de la muerte, pero un cacho de lío tremebundo.

Y a los pocos días me llamaron para una entrevista de trabajo en una gran empresa donde buscaban un mando intermedio para el que yo era la candidata ideal. Por supuesto entonces no dije nada de mi incipiente estado.

Yo ya pensaba que me habían descartado cuando a los tres meses me vuelven a llamar. Y me hacen otra entrevista y otra. La tripa se disimula bien y nadie nota nada. Hasta que finalmente me hacen una oferta y entonces les digo que voy a ser mamá en cinco meses. Ya estaba yo deseándole suerte en la vida al distinguido director de la empresa de recruiting cuando me dice que no importa, siempre y cuando no tenga pensado reducir mi jornada al volver de la baja maternal. Esto no lo dice así con estas palabras, pero yo lo deduzco de otras que dice como compromiso, responsabilidad y dedicación.

Así que, después de darle vueltas a mi cabecita unas horas que se hicieron días, decidí meterme de lleno en el segundo BERENJENAL de mi vida A.D (after daughters o después de hijas). No sabía dónde me metía, por el amor de Dios. Aquello era la jungla y si al principio pensé en presentar a mi jefe a un premio de conciliación y venerarle hasta el final de mis días, después todo dio un giro inesperado y la empresa super moderna y socialmente responsable se convirtió en ... Me estoy desviando, esto lo cuento otro día.

No contenta con esto, a mi bombo y a mi nuevo curro le añadí un cambio de casa. ¿Serían las hormonas? Compramos una nueva y pusimos en venta la que teníamos entonces, con el consiguiente quebradero de cabeza hasta que año y medio después conseguimos venderla a otra pareja. Qué sufrimiento. Nunca mais. Jamás vuelvo a meterme en un berenjenal de este calibre.

Unos años después, cuando las cosas parecían ir relajadas y nuestra vida era pura felicidad, se nos metió en la cabeza la idea de volver a ser padres. Y en lugar de ponernos al lío cerrando la puerta del cuarto con pestillo, empezamos a valorar la posibilidad de adoptar. Poco a poco nos fuimos metiendo en ese increíble y complejo mundo de la adopción y tras mucho leer, mirar y preguntar, decidimos ir hacia delante. Cuarto BERENJENAL.

Una vez que, tras dos años y medio, llegó nuestra segunda hija, estando yo en plena baja maternal disfrutando como una enana del amor infinito y el verano, no se me ocurre otra cosa que mirar las ofertas de empleo de una página web. Ya me había ido de la empresa que comentaba antes, y llevaba más de cuatro años en un puesto estable en otro sitio. La crisis ya había comenzado aunque Zapatero no lo reconocía todavía. Mi madre me decía de pequeña que soy un culo inquieto y algo de eso hay, aunque también había entonces la necesidad de hacer algo diferente, de intentar por una vez en la vida dedicarme al periodismo. Tampoco era periodismo de verdad, pero consistía en escribir, y eso me apetecía un montón.

Y resulta que me llamaron y me entrevistaron y me hicieron una prueba y les gusté. Me dieron el puesto y tuve que renunciar al mío en plena baja y llamando a mi jefe por teléfono. Eso sí, no empecé a currar hasta agotar el descanso maternal.

Y este fue el quinto de mis berenjenales. Desde que empecé con ellos ha sido un no parar. ¿Será el síndrome ese del nido pero a lo bestia? Intrigado tengo a marío. Y temeroso. Por si vienen más.

"La maternidad de la A a la Z" es un carnaval de blog iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un "Diccionario de madres" con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Síguelo en Twitter #azdelamaternidad

Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.



miércoles, 15 de mayo de 2013

Mis primeras caligrafías


Estoy muy orgullosa de haber vencido a la pereza por fin y haber dedicado esta mañana de fiesta madrileña a practicar caligrafía.
No sólo siento que amortizo los 40 euros del curso que hice en Cincela, material incluido, y los 24 del libro que me regalé el 23 de abril. Además, y esto es lo mejor, he conseguido por fin rellenar uno de los marcos de fotos colgados en el árbol de las palabras del hall de mi casa.

No te imagines que vivo en un palacio, aunque conviva con dos princesas y mi príncipe azul. El árbol está pintado en la pared por marío, tras aquel día que tuve una de mis ideas geniales y se me apareció en la mente un árbol del que colgaban palabras, poemas para ser más exactos.

Me pareció una idea chupendilerendi y lo hubiera sido de no ser porque me está costando tanto llevarla a la práctica como a la Unión Europea alcanzar la verdadera unidad.


El árbol se pintó relativamente pronto, sólo unas semanas después de la visita al Aki bricolaje para comprar la materia prima. Después de eso, como no encontraba los marcos adecuados, el pobre estuvo ahí, desnudo, solo y aburrido, durante meses. Una mañana primaveral paseaba yo por el barrio de Salamanca y vi que liquidaban una tienda de muebles rústicos. Y allá que en un ataque consumista sin precedentes me hice con seis estupendos marcos la mar de bonicos. Ahí se quedaron ellos en su embalaje, acaparando pelusas sin control, en un rincón de mi cuarto. Hasta que otro día tonto de esos me dio por colgarlos, sin nada dentro, rollo minimal.

Una vez colgué una foto, ¿foto, no era un árbol de palabras?, sí, bueno, verás, es que las imágenes valen como mil y esta era muy chula porque salíamos las nenas y yo muy reguapas. Unos meses después añadí uno de mis poemas. A los dos años cambié ese poema por otro que no es mío, en inglés, que una amiga que lee este blog me envió hace unos meses como una premonición de lo que vendría después. Y como colofón puse un dibujo que mi gran amiga y artista Cristina me regaló antes de marcharse unos meses de España.


Bien, sólo quedaban dos marcos vacíos. Se me ocurrió aprovechar mi amor por la caligrafía para escribir con buena letra alguno de mis poemas. Como aún no tengo práctica suficiente, he empezado con cinco palabras, las favoritas de cada uno de los miembros de la familia. Yo he incluido dos, por eso de que la obra es mía, y porque quedaba mejor para la composición.

He de decir que está llena de fallos. ¿Qué quieres? Es mi primera vez. Pero como cada día tengo menos vergüenza he pensado en compartirlo en el blog. Prometo rellenar el marco que falta con una verdadera obra de arte. De aquí a 2020, por lo menos.

martes, 14 de mayo de 2013

Cosas que no nos gusta escuchar ... a los padres adoptivos



Los padres y madres adoptivos estamos acostumbrados a oir multitud de cosas que no nos gustan. Sobre todo los que tenemos hijos de otro color de piel y con el pelo ensortijado. En estos casos el hecho adoptivo se da por supuesto, aunque a veces entre la duda si sólo hay un progenitor junto al niño.

Muchas cosas de estas que nos dicen y no nos gustan están dichas sin mala intención, es cierto. Algunas veces por desconocimiento y otras por falta de sensibilidad.

Otras se dicen cosas con muy mala baba.

Aquí dejo una relación de frases escuchadas por mí y/o por otros padres y madres como yo:

> "¿La niña es tuya tuya?" a mí esta es de las que menos me gustan porque hace una distinción muy clara entre el hijo biológico que has tenido en la tripa que SÍ es tuyo e hijo adoptivo que NO es tuyo. Vamos a aclarar esto: mis hijas son MÍAS ambas, si tenemos en cuenta el libro de familia, las haya parido yo o no. Otra cosa es que alguien pueda decir que los hijos nos pertenecen, ante lo cual yo creo que no, tengan el origen que tengan. Los hijos realmente no son una posesión nuestra. Este es otro tema ante el que no voy a profundizar hoy aquí.

Hace poco una señora se quedó pensando en mi posible pareja negra cuando le dije que la niña era mía mía.

> "¿Cuánto te ha costado?" la respuesta ante esta falta absoluta de respeto es clara: "me ha costado mucho (sangre, sudor y lágrimas) tiempo, ansiedad, incertidumbre". Mucho dejar que se metan en mi vida desconocidos que me examinaban como madre (que lo entiendo, debe ser así, pero se pasa mal). Los niños no son una mercancía que se compra o se vende (aunque desgraciadamente haya algunos que lo creen así y trafican con niños). Pagas un dinero por los trámites, las gestiones ante el país de origen del niño, las traducciones, los certificados de idoneidad, el viaje. No por el niño. Por favor no pregunten más esto y menos aún si está el niño delante.

> "Qué buena persona eres, has hecho una gran obra por esa niña" NOOOOOO, yo no he hecho una gran obra. Ni mi marido. Mi hija no es una obra de caridad o una pobre criatura desgraciada a la que yo he salvado de morir. Ella ha llegado a nosotros porque estaba en situación de ser adoptada y nosotros queríamos tener otro hijo. Realmente es ella la que nos salva a nosotros, aunque suene muy rimbombante decirlo y muy cursilón. Es cierto que en cierto modo nos acercamos a la adopción con la idea de para qué traer otro niño al mundo cuando hay muchos sin familia. Sin embargo no nos hemos creído en ningún momento salvadores de nadie ni queremos que nuestra hija se sienta toda su vida en deuda con nosotros. No queremos, aunque sabemos que algo de esto va a sentir ella en su cuerpecito. Así que por favor, no alimenten esta idea. Lo digo desde el cariño.

> "¿Y qué sabéis de su historia?" Este es un tema privado y preferimos no contar nada sobre ello, al menos hasta que ella lo sepa todo (y ya veremos). De momento le vamos contando cosas según ella va preguntando, poco a poco, adaptando el discurso a su edad. Esta pregunta incluso se da entre los padres y madres adoptivos. Es incómodo pues no nos gusta quedar de bordes cuando nos la hacen. Entendemos la curiosidad de todos. Entiende tú nuestra postura, por favor.

> "¿Se acordará todavía de los rugidos de los leones?" Esta pregunta la he escuchado yo con estos oídos. Es tan ridículo que creí que era una broma (de mal gusto). Cuando me di cuenta que lo decía en serio fue cuando confirmé el grado de estupidez humana que me rodeaba en aquel momento.

> "Me encantan los niños negros, siempre he querido tener un niño negro y un mono" Esta barbaridad no me la han dicho a mí, afortunadamente. Hubieran tenido que sujetarme para no partirle la cara a la persona en cuestión cual Tony Soprano. Me lo contó una amiga a la que le pasó esto con una mamá del cole de su hija. Y encima la tiparraca aún no entendía por qué esta amiga se enfadó con ella por hacer este comentario "tan positivo" sobre su hija. No hace falta añadir nada más.

> "Qué suerte que te la dieron de bebé, así todo será más fácil". No es cierto. Aunque te den a tu hijo adoptivo al día siguiente de nacer, la herida de haber sido separado de su madre biológica persistirá siempre en su memoria. El otro día me comentaba una amiga lo duro que tiene que ser para un bebé encontrarse de repente fuera de la tripa de su madre, esa primera separación que se produce al nacer. Y yo le decía, "imagínate que, además, te separan de ella para siempre, y después te separan de nuevo de tus cuidadoras en el orfanato y después otra vez cuando dejas la casa cuna". Y te vas con unos desconocidos de piel blanca, distinta a las pieles que has sentido en tu corta vida, a un lugar que huele diferente, sabe diferente, suena diferente. Es cierto que cuanto más pequeños, menos oportunidades hay de sentir el abandono, de vivir abusos o maltratos. Pero de ahí a que el bebé no "recuerde" nada de su vida anterior hay un abismo.

>  "Los etíopes son más guapos porque tienen la piel más clara, no son tan negros". En Etiopía hay negros de todos los grados, desde el café con leche corto de café (y perdóname la frivolidad del símil) hasta el café sólo fuertecito. Uno es guapo o feo dependiendo de muchos factores y desde luego, según lo veo yo, el color de la piel no es determinante. Cuando estuve en Etiopía fuimos a hacer las típicas fotos de carné para el pasaporte de los niños. Allí vi montones de fotos de etíopes casándose, de bebés supuestamente monísimos y de fiestas de cumpleaños. Y me di cuenta de que había etíopes feos feísimos. Como españoles, ingleses, suecos y colombianos. Es cierto que la mayoría de nenes etíopes que conozco son guapísimos a rabiar. Mi hija lo es. Y es negra como el tizón por cierto. A propósito de este tema, acabo de leer el post de hoy de una madre de Marte que os recomiendo desde aquí. En conclusión, ¿ser muy negro te hace ser más feo? una forma de racismo más a la que nos enfrentamos.

Y como últimamente me acusan de escribir tochoposts, lo voy a dejar por ahora. Habrá más entregas sobre este tema. Mal que me pese.

Feliz martes


lunes, 13 de mayo de 2013

Sonrío

Sonrío. Acaba de pasar por delante
un trozo de belleza.
La próxima vez estaré más atenta
para cogerlo y llevarlo a casa
y sentarlo junto a mí en el sofá.
Le haré mimos, le inventaré fantásticas historias
que nunca serán escritas,
le pondré perfume.

Pero, ¿qué está pasando?
Todo se ha estropeado.
Mis ojos bajan a las profundidades
de ninguna parte
sin escuchar mis súplicas
Sólo veo grises y malvas
siento la humedad de la bruma,
percibo el lugar donde nunca quiero estar
me atrapan sus tentáculos malditos.
La angustia se viste con mi cuerpo.
Quiero gritar.

Y entonces escucho un piano desde el mar,
la brisa me pinta la cara
el calor del mediodía me calma
me aviva la increíble soledad de la arena blanca.

Me quedo sin habla.
Respiro gotas de sal
y acaricio las olas del viento.
Estoy en el rincón perfecto.
El instante en mi paladar
amenaza con tragarme
antes de llegar a mi bolsillo.

Vuelvo a la ciudad
a sus caminos sin destino
a sus habitantes sin alas
a sus edificios sin alma.

El tiempo se revoluciona
avanza y no descansa
dejando huellas y deseos
posibilidades y heridas
temblores y realidad.

Nubes negras como cuchillos
se enfrentan al sol
Y ganan la batalla
Grandes gotas de lluvia
lo invaden todo,
hasta las venas de los hombres que cruzan las aceras.

En una hora
el agua limpia el ambiente
llena los huecos,
da a luz el sol

Tras la fluida tristeza
el cielo se mancha de miles de colores
En el aire bailotean carcajadas
Los niños felices chapotean la tarde.

Y yo, como si fuera una rosa tratando de ser mujer,
doy un gran paso adelante,
me elevo
floto ensimismada,
crezco

Y vuelvo a sonreir.

domingo, 12 de mayo de 2013

Alicia evaporada

Alicia no sabía dónde meterse, así que giró sobre sí misma deseando ser engullida por la tierra, sin embargo, sucedió que se fue haciendo líquida y después gaseosa, evaporándose por toda la ciudad.

Millones de partículas de Alicia invadieron las casas, las oficinas, los túneles, las tiendas, depositándose en las cabezas de las personas, que sintieron unas irresistibles ganas de despertar.

De repente, la gente veía conejos estresados, gatos muertos de risa, naipes con cabeza y sin ella. Ese día todo el mundo, maravillado por las increíbles cosas que estaban sucediendo, se olvidó de sí mismo y de sus circunstancias.