domingo, 26 de mayo de 2013

Mi amiga Maya. Reto 150 palabras: ojo, miel, imán.


Dibujo de L. 
Mi amiga Maya tiene una habilidad especial para meterse en líos. Los atrae como si tuviera un imán pegado a las alas. Por alguna extraña razón, la gente cree que es una abeja obediente, responsable y buena. Cuando yo sé, verdaderamente, que es un bicho de cuidado. 

Sin ir más lejos, ayer hizo pellas en un descuido del profesor Flip, cuando iba a explicarnos cómo conseguir una miel más suave y rica con un nuevo sistema de polinización inventado en China.

Me dijo que hacía un día demasiado bueno como para quedarse encerrado en clase. Lo que ella no sabía es que Doña Tecla estaba ojo avizor y llamó inmediatamente a sus padres. Menuda le cayó. Se oía desde mi casa.

20 comentarios:

  1. jajaja, me encanta!! muy "abeja Maya". :e ha recordado a mi época infantil... que de eso hace ya muuuucho. :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quería poner Me ha recordado. ;)

      Eliminar
    2. :-) Es una abeja Maya un poco más traviesa que la de nuestra infancia.

      Gracias por leer y comentar

      Besos

      Eliminar
  2. Los días de sol también enseñan a vivir!
    Divertido cuento
    Feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sī, a veces más que el cole.

      ¡Gracias!

      Feliz semana

      Eliminar
  3. Me has recordado a una buena amiga de la infancia, era un poco así y siempre se liaba cada una... :) Buen domingo!

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno! Y el dibujo es IMPRESIONANTE, con lo pequeñita que es tu niña... Genial que hayas conectado la miel y el imán con nuestra amiga Maya, y lo de Tecla ojo avizor... jajajajajaja me parto.

    Que bonitoooo. :))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nieves, me alegro de que te haya gustado. Mi niña dibuja que es una pasada, a ver si sigue así y tenemos una artista que gane pasta en casa, jajaja. Tenemos artistas pero de momento pasta pasta no ganan mucha ;-)

      Un beso

      Eliminar
  5. JJajajja, ohh, qué recuerdos de La Abeja Maya!! Me gustaban mucho esos dibujos. Y qué traviesa esa abejita, jeejej. Y dibujo, precioso...Feliz Semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantaban y a mi hija, la que ha hecho el dibujo, porque la otra no los ha visto, también le encantan.

      Muchas gracias por tus palabras

      Feliz semana a ti también

      Eliminar
  6. Jajaja, pobre Maya!! El día que decide irse de clase, la pillan y se pierde una master class!

    ResponderEliminar
  7. Jejeje, sí, manda narices ;-)

    Esta Maya...

    Muchas gracias por venir a verme y comentar

    ResponderEliminar
  8. Tu amiga Maya es un tanto "distinta" a la que admira la pequeña Little... por el momento esconderé esta nueva versión de sus ojos, no vaya a ser que me la lleves por mal camino.

    Como diría Ana: esta Begooooo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje

      Como ha dicho María Yébenes, ¡los días de sol también enseñan a vivir!

      ;-)

      Eliminar
  9. Jajaja, adaptando un cuento de la abeja Maya. Precioso. Por cierto, aunque no te lo comenté, vi tus post sobre lo artista que es tu pequeña, y aquí, me reafirmo de nuevo contigo, madre mía, que bien dibuja.

    ¿Sabes? Yo quería que mi pequeña se llamara Maya, pero ni el padre ni el hermano querían.....

    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encanta el nombre de Maya, qué pena que no te hayan dejado ponérselo.

      Muchas gracias por lo que dices de mi hija. Le diré todo esto que decís de ella para que le entre subidón, aunque eso sí, sin pasarse no se me vaya a convertir en repelente ;-)

      Un beso

      Eliminar
  10. Qué buenos recuerdos de la abeja Maya, tengo una amiga que dice que estos dibujos son fantásticos para explicarles a los niños los procesos de la naturaleza y se los pone siempre. Pero creo que producen un poco de aracnofobia. ¡Tecla era muy mala!

    ResponderEliminar

Me encanta que leas mi blog y si encima vas y me dejas un pequeño comentario me haces la mar de feliz ¡Mil gracias!